logo

Buscar un empleo también es formativo
5.11.06


Es curioso aunque suena extremadamente duro: buscar un trabajo es una actividad extremadamente formativa y que generalmente provoca un salto cualitativo en la fortaleza mental del desempleado.

Aunque las razones para aceptar un trabajo son importante, éstas no son sino el final de un proceso agotador: hay que prepararse mentalmente, seleccionar las fuentes de búsqueda, consultarlas regularmente, encontrar una oferta, conseguir una cita, desnudarse ante las preguntas de un impersonal y frío test y negociar las condiciones. En resúmen, hay que acomenterlo con una ferocidad inusitada: es una lucha sin cuartel en la que sólo hay un vencedor, aquél que firma el contrato de trabajo.

Un ex-compañero--que ya me ha suministrado interesante material para bastantes artículos de esta bitácora, algunos de los cuáles están detallados al final--me resume su decálogo del éxito. Éste no difiere mucho de los miles que hay en Internet, pero no está mal recordarlo.

1. Reflexionar sobre las aptitudes y conocimientos que se poseen y cuál es el objetivo profesional perseguido.
2. Captar la atención del reclutador mediante un estudiado currículum (formato, estructura, qué debe contener y omitir, experiencias más sobresalientes...) que refleje siempre la realidad.
3. La carta de presentación tiene que ser concisa, estar bien escrita y presentada, sin errores de ortografia ni sintaxis. Su objetivo es llamar la atención sobre lo mejor del candidato (imagen, experiencia, conocimientos e intereses). Todo un reto porque, aunque parezca mentira, los reclutadores suelen leerla antes del pasar a estudiar el currículum.
4. Buscar sin agobios pero regularmente en las fuentes de empleo: en Internet, en los sitios de las grandes consultoras de selección, las ediciones salmón de los grandes periódicos nacionales y locales. Y sobre todo, utilizar la red social de contactos que el candidato posea.
5. Ante todo, tranquilidad y naturalidad en las entrevistas (telefónicas o presenciales). Éstas exigen al candidato mucha mentalización y preparación previa: hay que conocer la empresa que te ha llamado y las funciones y responsabilidades del puesto que te ofrecen. Es imprescindible puntualidad al acudir a la cita y adaptar la imagen personal al tipo de puesto de que se trate. El candidato debe estar en permanente alerta y atento a lo que dice el reclutador (puede ofrece pistas muy útiles) así como a sus gestos, posición del cuerpo, etc. Al reclutador hay que ofrecerle siempre una exquisita educación, además de gran concreción en los diálogos (frases bien construídas y con contenidos precisos, sin rodeos ni irse por las ramas).
6. Si se produce la desgracia de tener que cumplimentar los denostados tests psicotécnicos, hay que intentar responder siempre con franqueza. Algunos recomiendan leer libros con modelos para ensayar...
7. Tras la entrevista es muy enriquecedor evaluar y reflexionar sobre cómo se ha desarrollado la entrevista (fallos, carencias, medidas que se tomarán para corregirlas en futuras ocasiones...). Transcurridos siete o diez días hay que enviar una carta personalizada al reclutador agradeciendo el interés que se ha tomado por tu candidatura y la oportunidad de defenderla en la entrevista. Si el reclutador no responde en un tiempo prudencial (aproximadamente veinte días), es conveniente realizar alguna llamada para interesarte por la marcha de la selección. Tampoco es conveniente presionar al reclutador, sólo lo justo y razonable.
8. En la segunda o tercera entrevista llega la hora de negociar el salarios, los beneficios sociales, las funciones y responsabilidades del puesto: hay que procurar no dejar flecos. En estas ocasiones, hay que mostrar cierta flexibilidad aunque nunca hay que adoptar una posición negociadora de suplica-trabajos. Gran parte del éxito negociador está en que el reclutador muestre primero las cartas, aunque sea tímidamente.
9. Objetivo cumplido, enhorabuena. Si nada ha cambiado, contra la desesperación, una perseverancia extrema. Todo requiere su tiempo.
10. "Es mucho más difícil encontrar un trabajo que mantenerlo". Igor S. Popovich, 'El éxito en las entrevistas de trabajo', Ediciones Pirámide.

+ínfo: Razones para aceptar un nuevo empleo | El método de las cuatro E y una P | Coste de rotación del personal | Gestores y técnicos | Oferta de empleo | Número aúreo y el curriculum talismán | Un revolucionario curriculum vitae |

>> Publicado en Categoría: Consultoría

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0