logo

David McClelland y su concepto de «competencias directivas»
7.12.06


Siempre me ha parecido David McClelland un gran innovador del Management. Recupero sus teorías en un artículo realmente interesante titulado Desarrollo de competencias directivas. Ajuste de la formación universitaria a la realidad empresarial publicado en el Boletín Económico ICE nº 2795. Es un buen comienzo para conocer cómo las competencias directivas son una herramienta esencial para asegurar la competitividad de las empresas en la nueva economía global.

David McClelland fue el primero en acuñar el término «competencia», allá por 1975. El resultado de sus investigaciones le llevó a afirmar que, para el éxito en la contratación de una persona, no era suficiente con el título que aportaba y el resultado de los tests psicológicos a los que se le sometía. McClelland decía que desempeñar bien el trabajo dependía más de las características propias de la persona--sus competencias--que de sus conocimientos, currículum, experiencia y habilidades. Rápidamente este concepto fue adoptado por los departamentos de recursos humanos como forma de añadir valor a la empresa.

Las competencias son indicadores de conducta o conductas observables que se presuponen necesarias para el desempeño de un puesto de trabajo. Al tratarse de una percepción, el sujeto observador está sujeto a cierta subjetividad: puede «interpretar lo que ve» añadiendo o desechando información respecto del candidato. Esto puede sumar o restar oportunidades al candidato.

En la actualidad sigue estudiándose las competencias para avanzar en su definición, clasificación (directivas o técnicas) y métodos de detección y evaluación (del tipo 360º).

Las principales competencias directivas son de tres tipos: estratégicas, intratégicas o de capacidad ejecutiva y de liderazgo y de eficacia personal.

La primera pregunta que debe hacerse la empresa que busca un trabajador es «la persona que ocupe el puesto, de la casi treintena de competencias directivas que existen, ¿cuáles de ellas requiere poseer?». Aquí, la ayuda de la consultora de selección es muy valiosa. Aunque las competencias son conductas habituales en un ejecutivo tampoco hay que subestimar aquéllos comportamientos esporádicas que también podrían ayudar al éxito en el desempeño de su trabajo.

El artículo antes citado es una magnífica introducción al concepto de competencias y a su desarrollo. Otro de los gurús sobre la materia, en esta caso español, es el profesor Pablo Cardona (IESE) y su bibliografía, un material muy consultado y apreciado por los estudiosos de las competencias.

+info: ¿Qué tiene Fernando Alonso que no tenga yo? | Experiencia, ¿en el sector o en el cargo? | Pérdida de objetivos y falta de asertividad |

>> Publicado en Categoría: Consultoría

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0