logo

La llegada de los “nativos digitales” a la empresa (y II)
17.10.07


Cada generación que accedemos al trabajo hemos aportado algo novedoso; los que andamos por los cuarenta, fuimos los primeros en utilizar el ordenador (la mayoría en la oficina y algunos llegaron a tiempo para orientar su formación universitaria hacia este campo) mientras que los “treintañeros” tuvieron la oportunidad de conocer e indagar en la web 1.0. Los “nativos digitales” están criándose en la revolución digital, la sociedad de la información y el conocimiento y la web 2.0. La alta tecnología, la creatividad, la conectividad social y la diversidad que han disfrutado los “nativos digitales”--y de los que hablamos ayer--hacen muy probable que transformen el centro de trabajo y la forma de hacer negocios.

Aunque es difícil prever un escenario futuro, sí existen algunos indicativos que pueden mostrar cómo será--en mayor o menor grado--el lugar de trabajo para la generación digital en aquéllas empresas que deseen aprovechar sus características y potencial:
  • las tecnologías de la información (multimedia, web...) tendrán un papel más omnipresente si cabe en el trabajo y arrinconará definitivamente a todo aquél método o herramienta que no pertenezca a este campo;
  • los equipos multidisciplinares podrán trabajar de forma más productiva y mostrando gran implicación y compromiso con las herramientas que utilizan y los objetivos a conseguir;
  • la igualdad en los entornos de trabajo provocaran que la empresa adquiera una jerarquía horizontal;
  • la separación entre vida personal y laboral será más nítida;
  • la empresa será global y la participación y compartir conocimientos y datos--que ya no se atesoran sino que se publican antes de que adquieran valor--será entendida por los jóvenes como una ventaja competitiva clara;
  • la innovación y creatividad surgirá en cualquier lugar, incluso en la periferia de la empresa;
  • la equivocación y asumir riesgos son un estadio más dentro del camino que se recorre en la carrera del aprendizaje y la colaboración, y
  • la gestión emocional y social son dos prioridades para fomentar en el trabajo.

Por contra, los expertos también advierten de ciertos peligros: el haber vivido tan intensamente la tecnología puede hacerles impacientes en la consecución de sus objetivos, algo egocéntricos, no lineales en la ejecución de sus tareas--lo que chocará con una dirección “horizontal”--y con un pensamiento menos estructurado. La sobreabundancia de información y el considerarla siempre como algo común, igual en todos lados y sin valor distintivo, les puede abocar a no detectar el valor diferencial de ésta. Obviando su correcto procesamiento (aislar, identificar y unir de forma coherente unos datos externos y añadirlos a los que ya poseemos en nuestra inteligencia) la información no se transforma en conocimiento ni posteriormente en ventaja competitiva.

Puede resultar paradójico que, si la empresa no es capaz de evolucionar y crear los entornos de trabajo que los “nativos digitales” demandan para desarrollar su potencial de creación y relación, estos no sean capaces de desenvolverse como la primera espera. En este caso, hace unos meses Julen Iturbe ya anticipó qué pasará.

¿Nubarrones en ciernes? A las bajas tasas de natalidad en muchos países y el ritmo creciente de prejubilaciones--de las que hablábamos hace unos días--podría unirse la “inadaptación del nativo digital” en la empresa “tradicional”. Todo ello provocaría un mayor impacto negativo en la productividad y en el talento de las organizaciones.

| Categoría: Consultoría | Etiquetas: web2.0 interrelacion comunicacion colaboracion valores informacion adaptacion conflicto |

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

1 Comentarios:

El 10/18/2007 11:27:00 a. m., Blogger Julen tuvo la amabilidad de comentar aquí:

YO creo que tenemos que mantener una actitud alerta. Llegarán aspectos positivos y otros que no lo son tanto. Tendremos que considerar que el choque del nativo como el inmigrante suele causar demasiados roces, que cada parte cree estar en posesión de la verdad y que manifiestan habitualmente mutua incomprensión.
Al final, cosas de humanos.

 

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0