logo

Consumidores y prosumidores: nunca cortes la mano que te da de comer
4.10.07


Para la empresa, el poder de los consumidores y clientes está convirtiéndose en algo que trasciende más allá de la decisión de compra que toman los segundos. Para ilustrar este poder centrémonos en Apple aunque cualquier empresa debería hacer caso a ese refrán que dice “cuando veas a tu vecino las barbas quemar, pon las tuyas a remojar”.

¿Porqué Apple se enfada cuando los programadores “trastean” en alguno de sus últimos artilugios como el iPod o el iPhone?, se pregunta Applesfera.

Apple ha convertido sus últimos productos en un éxito desmesurado y su base de cientes ha aumentando como ni Jobs hubiera pensado nunca. Hoy en día, aumentar súbitamente la clientela también tiene sus riesgos y la empresa debe estar preparada para afrontarlos. Por ejemplo, muchos compradores quieren añadir funciones, menús y aplicaciones para complementar el uso del iPod e iPhone. Incluso hay muchos consumidores que compran los artilugios para otros usos radicalmente diferentes para los que fueron diseñados.

Mientras Apple fue un reducto de apasionados por la marca de la manzana, todo fue bien. En el pasado, en Cupertino tenían un problema: fabricaba un ordenador que incluía un sistema operativo, pero sus clientes sólo disponían de un puñado de aplicaciones para utilizar con su Mac. En poco tiempo, gracias principalmente a Guy Kawasaki, Apple consiguió que una marginal comunidad de desarrolladores se desviviera por crear aplicaciones para el antiguo System (su sistema operativo) a cambio de que Apple las reconociera como “oficiales” y les permitiera venderlas. De esta forma, la marca de la manzana tenía trabajando gratis a una fuerte masa de talento y reducía la tremenda distancia que le separada de Microsoft y Windows en cuanto a programas disponibles. Por tanto, tenía en esa comunidad “una mano que le daba de comer”, al menos de forma complementaria a la venta de ordenadores.

La encrucijada en la que se ahora encuentra Apple es permitir que algunos compradores “punteros” desarrollen modificaciones y ampliaciones de los productos y que éstas terminen agradando al resto de clientes de Apple. Un puñado selecto de estos compradores-programadores avanzados, que también podrían ser considerados un nuevo tipo de complementadores del mercado, pueden ser capaces de satisfacer hoy las necesidades del mercado del futuro.

Mientras antes confiaba en los programadores--que no olvidemos que eran los primeros compradores del Mac--ahora se lo niega a los consumidores, entre los cuales hay muchos consumidores-programadores “punteros” que han descubierto el mundo Mac. Y no les facilita un juego de herramientas de desarrollo (SDK) que les legitimaría para trabajar en la adaptación de su tienda iTunes, en el reproductor iPod y en el teléfono iPhone. Aunque amenaza con los tribunales, de momento Apple está tanteando.

El meollo de la cuestión en la que se debate Apple es el temor a que “abrir” esas tecnologías pueda afectar a sus ventas futuras en la tienda y al número de reproductores y teléfonos que venda en los próximos ejercicios. Es consciente de que se encuentra entre la espada (publicar un SDK) y la pared (su tradicional apoyo a los programadores de aplicaciones para su sistema operativo). Ayer era una empresa “cool” y con buen “rollito” y hoy quiere ser la única que navegue por el océano azul de los reproductores MP3 y los teléfonos de última generación. Saben que resolver el dilema podría pasar por ceder tecnología y conocimientos para innovar, no ya a los proveedores sino a los clientes.

Eric Von Hippel del MIT ya avisó hace años de que las personas que utilizan productos de una marca deberían contribuir en su diseño y producción. Apple, Sony con su PSP y otras muchas empresas ya están sufriendo esa nueva categoría de consumidor denominado prosumidor. Otras, como Lego con su robot programable Mindstorms ya se están beneficiando de ellos. La empresa sueca incorpora talento al desarrollo de sus robots, explora tendencias de mercado, conoce los modelos de androides que sus clientes hacen con las piezas de plástico, analiza las opiniones de sus clientes... y sin desembolsar un euro.

Actualización: Jobs promete un SDK para el iPhone e iPod Touch (17 Oct 07) |

| Categoría: Consultoría y Mac OS X | Etiquetas: Apple wikinomics colaboracion exito consumidor innovacion cliente software |

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0