logo

El presupuesto como aprendizaje organizacional
17.5.09


El presupuesto es una de esas herramienta empresariales que siempre aparecen tras un diagnóstico general de la marcha de la empresa. Sin embargo, últimamente se encuentra en la picota y para su sustitución existen muchos modelos alternativos que algunas organizaciones se atreven a poner en marcha.

Desde una perspectiva de marcar el rumbo y obtener datos para el control de la gestión, las diferentes herramientas, más o menos modernas, clásicas o trasgresoras, todas comparten unos objetivos comunes:
  1. Planificar el beneficio: Permite evaluar el desempeño, adelantarse a los acontecimientos que alejan el ejercicio del umbral de resultados, sugiere cuáles son las causas en cada momento de que no se avance en ese sentido. En este punto, el realismo y la participación de todos los departamentos es absolutamente necesario.

  2. Permitir la tomar las decisiones adecuadas para obtener los beneficios presupuestados.

  3. Se elimina la incertidumbre: En este aspecto, el presupuesto tiene el poder contrastado de que, conociendo a priori los resultados a alcanzar, el desempeño de la organización y las personas que la forman y que construyen un reto común, puede orientarse más fácilmente hacia la obtención de esas metas.

  4. Coordinación entre diseñadores y ejecutores: Si bien es cierto que definir un presupuesto es cosa de todos, también lo es que genera una distancia entre quienes lo aprueban y los que deben ejecutarlo. Esa distancia se establece entre lo que diseñadores consideran alcanzable y lo que los ejecutores ven posible. El diálogo abierto debe mantener cerrada esa brecha y puede ser un acicate para estrechar relaciones, comprender puntos de vista y perspectivas, fomentar la confiaza... En cualquier caso, la pelota de generar confiaza siempre está en el tejado de los diseñadores que deben aumentar la confianza entre partes mediante los hechos y no las palabras.

  5. Comunicación: al clásico modelo horizontal-vertical se añade la comunicación horizontal ya que la interrelación entre áreas funcionales hace que sea necesario el que fluya aquélla entre ellas. Un ejemplo clásico es la necesidad de acciones de ventas o marketing adicionales por parte de ventas que provocan salidas de caja que en el departamento financiero deben evaluar y estudiar.

  6. El aprendizaje de la organización: Poner en marcha un presupuesto ya tiene un beneficio implícito para la empresa consistente en que se ve inmerso en un proceso de aprendizaje que se desarrolla en distintos momentos (durante la propia confección del presupuesto; de tipo social, al interrelacionar personas y departamentos de forma permanente mediante relaciones clásicas y horizontales; analítico, cuando se comprueba la marcha mensual del mismo, y finalmente, de realismo y humildad al establecerse metas que son alcanzables).


Otra cosa son los peligros que acechan a los presupuestos, pero de eso hablaremos otro día. - Foto: markeell

Categoría: Consultoría Más sobre gestion informacion J_Hope vision analisis organizacion rentabilidad productividad en amalgamadeletras

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

2 Comentarios:

El 5/18/2009 07:55:00 p. m., Blogger Senior Manager tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Es indudable que el presupuesto permite a las empresas controlar la gestión, pero ultimamente he visto tantos acomodos y reacomodos que haste he tenido mis dudas sobre si hemos de trabajar sobre estimados tan largos y si no viene siendo hora de reducir su cálculo a periodos más cortos. A final de año nos damos cuenta de que las estimaciones fueron en su mayoría fallidas y es que en una economía tan dinámica y traicionaera no hay cabida para la certeza.
SM

 
El 5/18/2009 08:07:00 p. m., Blogger amalgamadeletras tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Indudablemente ese presupuesto parece que no ha sido 'negociado' ni han participado todas las partes en su confección. Quiero intuir que no ha sido suficientemente contrastados--en su fase de confección--con unas variables que entren dentro de los parámetros de la realidad alcanzable. Más bien parece un ejercicio despótico o de imaginación presupuestaria, cosa muy habitual. ¿Me equivoco?

Gracias por el comentario. Viniendo de tu 'escasez' 2.0 es una verdadera deferencia. Nos leemos. Un abrazo.

 

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0