logo

El punto muerto o el callejón sin salida (I)
17.1.08


En bastantes ocasiones de la vida, las personas sentimos que estamos en punto muerto, atrapados en un callejón sin salida... Nuestra productividad cae bajo mínimos, la toma de decisiones se demora y el tiempo nos inquieta y apremia sin razón aparente. Esta situación de crisis es necesaria para el crecimiento personal, suelen decir los psicoteurapeutas.

Estos profesionales de las neuronas, afirman que el primer aviso de que nos aproximamos a un atolladero se materializan en pensamientos del tipo: “no estoy haciendo algo correcto, mi potencial está infrautilizado o me estoy abocando al fracaso”... Nos advierten de que es necesario cambiar la percepción que tenemos de nosotros mismos (autoconciencia) y del mundo en que desarrollamos nuestra vida.

La razón de estos pensamientos son debidas a que el cerebro detecta que nuestras “gafas sociales” nos muestran una representación del mundo con sus piezas encajadas y una meta nítida y clara en el horizonte; pero, nada de ello responde a la realidad: nuestros enfoques no ayudan a salir del atolladero y esos pensamientos advierten de que necesitamos cambiar nuestra comprensión del mundo exterior. En ningún caso, deben ser interpretados como una forma de fracaso. Sin embargo, a muchos les provoca pánico.

Lo curioso del tema es que esos pensamientos suelen desaparecer tan súbitamente como afloraron y nos olvidamos de ellos, creemos que hemos sido capaces de superarlos y salir del atolladero. Sin embargo, en la mayoría de los casos, lo que ha cambiado ha sido algo en el entorno que nos rodeaba y que ha permitido que “encaje” de nuevo en nuestra representación del mundo. Ya no es necesario que los pensamientos pesimistas nos avisen de que algo no funciona.

Esta situación es típica de los recién incorporados a un nuevo puesto de trabajo y de los que se preocupan constantemente por la efectividad de su trabajo, por su encaje en la realidad de la empresa y por la posición que mantienen dentro de ella.

Es importante conocer que la sensación de estar en un atolladero puede responder a dos causas: una desconocida (como es el caso de que hablamos) y a la frustración. En este último caso, el mapa que representa el mundo en que nos movemos está perfectamente claro.

+info: El punto muerto o el callejón sin salida ( y II) |

| Categoría: Consultoría | Etiquetas: percepcion conciencia entorno conflicto desarrollo |

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

3 Comentarios:

El 1/17/2008 09:39:00 p. m., Blogger Senior Manager: tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Lo importante es mantener el positivismo sea cual sea la situación. Cuando veamos que estamos perdiendo el camino o entrando en pensamientos negativos, es necesario resituarnos para cambiar la perspectiva y enfocar de nuevo el mundo desde otro punto de vista. Aunque las situaciones negativas son inevitables, también es cierto que tenemos la capacidad para sobrellevarlas e incluso cambiarlas si las reconocemos y enfrentamos a tiempo.

 
El 1/18/2008 06:44:00 a. m., Blogger amalgamadeletras tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Actitud positiva, autoconciencia y mantener limpias las 'gafas sociales', tres elementos para favorecer el desatasco. Gracias por la apreciación, la actitud positiva se me había pasado por alto.

 
El 1/18/2008 05:49:00 p. m., Blogger mpiryko tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Hoy mismo he salido de un caso así. Después de un éxito rutilante, un corte horroroso. No he llegado a venirme abajo, el salvado por la red, en mis caso, fue verdad. Ahora, con algún dato nuevo, me permito superarme y estar pletórico, de nuevo.
Con ganas de hacer y reafirmándome. Sabiendo que hay dificultades no previstas.
Así, que tengo que darte la razón.
¡Salud!

 

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0