logo

Googlebombing: la difamación y la estafa
9.4.06


Ser el número uno tiene sus inconvenientes. En su día hablamos del googling y del dudoso honor que tiene la web de la SGAE de aparecer en primer lugar si se introduce el término 'ladrones' en el buscador Google.es. Un ejemplo más reciente: introduciendo el término 'miserable', en los prímeros puestos de los resultados de la búsqueda, aparecen las páginas que la web del Congreso de los Diputados dedica a Angel Acebes y Alfredo Pérez Rubalcaba.

La técnica de aparecer en los primeros puestos de los resultados de búsqueda en Google es conocida como Googlebombing y es un invento de Adam Mathes, el cual se encargó de crear unas cuántas páginas webs en cuyo texto aparecía las palabras talentless hack (pirata informático sin talento) y enlazarlas hacia la página de un amigo. De esta forma consiguió que todo internauta que hiciera una búsqueda de páginas webs con esos términos fuera redirigido a la web de su amigo. En 2001, le bastó crear una treintena de páginas para conseguir los resultados deseados.

Mathes acuñó esa expresión en un artículo en el que explicaba y desentrañaba las técnicas que utilizaba el buscador Google-denominada PageRank-para calcular la popularidad de las páginas que incluyen en su texto un término determinado que es solicitado para su búsqueda. Incluso llegó a demostrar que Google puede equivocarse: introducir un término de búsqueda en Google y obtener el primer puesto en los resultados de búsqueda no significa necesariamente que ese término se encuentre presente en la página encontrada. A los ejemplos anteriores hay que remitirse.

En Mayo de 2004, Dark Blue y SearchGuild.com lanzaron un curioso concurso en la web y premiaron con un iPod a aquél internauta que apareciera en primer lugar en Google como resultado de buscar nigritude ultramarine. La ganadora sigue apareciendo hoy en ese puesto. Todas estas iniciativas llevaron a las comunidades dedicadas a optimizar el posicionamiento de las web en los buscadores, a las empresas de mercadotecnia y a muchos curiosos a investigar y profundizar en las técnicas para obtener los mejores puestos en las páginas de resultados de esas herramientas aunque no siempre con oscuras intenciones.

Sin embargo, muchos han utilizado el Google bomb como medio para difamar e insultar a modo de activismo politico mal entendido y los buzones de correo-e de millones de internautas se llenan diariamente de spam que ofrecen al destinatario el posicionamiento de su página web en las primeras posiciones de los buscadores.

>> Publicado en Categoría: Tecnologia

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0