logo

Trabajo a dos velocidades
17.6.12


El 50% de los jóvenes entre 18 y 24 están hoy en paro y no hay dinero en la caja para estimular la contratación. Muchas veces el problema de las políticas de empleo es que tienden a estratificar la mano de obra. Así tenemos colectivos como los mayores de 45, los jóvenes, los discapacitados que, gracias al diseño y las condiciones de la política de fomento, acceden a un puesto de trabajo con unas condiciones más desfavorables que aquéllos que llevan mucho tiempo en él. En definitiva, muchas veces este tipo de fomento crea "trabajo a dos velocidades".

Es el caso del trabajo temporal: tiene el valor de permitir el acceso fácil al trabajo y es una oportunidad para mostrar la capacidad, el empuje, las habilidades e inteligencia que cada uno tiene  pero, por otro lado, al final, muchos jóvenes caen en la frustración por estar siempre en el alero o caminando por el desierto de empresa en empresa. También es cierto que muchas empresas los contratan sin solución de continuidad, sin aportarles nada más que un objetivo a cumplir, una mesa, un reloj para fichar y poco más.

Ante este panorama, los jóvenes tienen, ahora sí, la oportunidad de emigrar con su título y su idioma. Se están dando unas condiciones para ello que no se habían visto con tanta intensidad anteriormente.

Mientras el talento emigra a otros países, lo cierto es que hay mucho por hacer:
  • los sindicatos deberían entender que no hay empleo sin productividad, como le ha ocurrido a sus homólogos alemanes;
  • el Gobierno tendría que buscar medidas más extremas que favorezca el crecimiento en un entorno de contención del gasto como podría ser deducciones fiscales o de cuotas patronales;
  • debería eliminarse el plus que tienen aquéllos con mucha antigüedad y que valen poco pero su despido sería excesivamente caro;
  • las empresas deberían apostar por retener al que vale y tiene alta productividad, sin renunciar a  formar y aportar experiencia al novato que apunta maneras.

Pero, sobre todo, el trabajador tiene que entender que un puesto de trabajo es algo que se pelea cada día y que ahí afuera hay cientos de miles de candidatos a tu silla y tu mesa.  | Foto: Paulo Brandao |      


| Categoría: Sociedad y Política

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0