logo

Medidas contra la incertidumbre directiva
30.11.09


La incertidumbre, ese algo desconocido y no necesariamente malo, se ancla muchas veces en la vida de las personas. Aparece y desaparece, lastra e inmoviliza a unas personas o provoca una reacción en otras. En este último caso, se puede convertir en una ventaja en el trabajo cuando se aúnan talento y visión.

En un magnífico artículo de Santiago Álvarez de Mon en IESE Insight titulado “Incertidumbre, hábitat natural del directivo” analiza cómo convertirla en ventaja en el ámbito de la empresa.

Para acostumbrarse a convivir con la incertidumbre en el trabajo, salir airoso de esa situación y, además, disfrutar con ello, el autor establece unas pautas de actuación en la empresa:

  • descubrir el talento, entendiendo este por “ver una aptitud propia que puede ser trasladada a un tema profesional. Me refiero a una facilidad y disposición naturales para ejercer tu profesión”;
  • trabajar en comunidad, frente a la tradicional figura de equipo. En un equipo, siempre se puede encontrar grandes colaboradores que quedan vinculados por sentimientos de amistad y compañerismo;
  • estar en permanente disposición para la autocrítica;
  • frente a las encrucijadas, hay que seguir una secuencia lineal para tomar un camino, aún a sabiendas de que existen riesgos y miedos que superar: estudiar alternativas, establecer criterios de actuación, recabar información, resolver los pros y contras y tomar decisiones;
  • el error puede convertirse en ese aliado natural para enriquecer al profesional en su trabajo: “no cuento los errores, de lo contrario no saldría de mi habitación. Creo que toda creatividad prevé una cierta dosis de equivocaciones”, argumenta el profesor;
  • centrar la atención en esas cosas esenciales y renunciar a dar una importancia desmedida a esas cuestiones superfluas que provocan perderse y perder el foco;
  • aligerar el espacio y peso que el pasado ocupa en nuestra mente, pero ser consciente también de que el futuro puede arrojar grandes niveles de angustia e intranquilidad insoportables; en este aspecto, “la incertidumbre exige mantener una relación paciente, atenta y disciplinada con el presente”. El autor opina que no hay mejor pista que un presente bien leído y vivido para aprender del pasado y conquistar el futuro.
  • contra las dificultades y la lucha del directivo, el humor protege de la desesperanza. Además, provoca una útil separación y desmitificación de la situación presente;
  • es indudable que la gente creativa también es muy disciplinada y se obliga a sí misma constantemente en todas las facetas del trabajo: trabaja mucho, planifica con detenimiento y está atento a esa creatividad que espontáneamente aparece en su vida.
| Categoría: Consultoría | Más sobre directivo colaboracion gestion error IESE adaptacion planificacion objetivos en amalgamadeletras |

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0