logo

La ambigüedad causal impide conocer porqué una empresa es competitiva
24.4.09


En el libro La competitividad de la empresa. Un efoque basado en la teoría de los recursos se aborda uno de los conceptos más apasionantes dentro de esta materia: la ambigüedad causal.

Este concepto forma parte de la concepción de la empresa como un conjunto organizado y singular de activos heterogéneos que se crean, se desarrollan, se renuevan, evolucionan y mejoran con el paso del tiempo (Resource-based View)

Tradicionalmente las empresas mantendrán una ventaja competitiva si sus recursos y capacidades son difíciles de imitar. La ambigüedad causal es considerada por los directivos como un mecanismo de protección de esa ventaja que dificulta la imitación a los competidores. Las empresas que buscan imitar al líder tienden a obtener información sobre los diferentes recursos que utiliza así como las relaciones de complementariedad que existen entre ellos; no basta con saber el qué, sino cómo mezclarlo para lograr un efecto multiplicador sin perder su equilibrio.

Ahora bien, parece que, si de cara al mercado beneficia a la empresa que la practica, interiormente provoca ciertas dificultades a los directivos en cuanto a la identificación de esas capacidades de la empresa que le ha permitido desarrollar una ventaja competitiva. Es decir, los directivos no podrían entender las relaciones causa-efecto de los recursos que aúpan a su empresa a ser líder ni poner sus competencias al servicio de ellas. La propia organización (con sus procesos, procedimientos, rutinas y relaciones interpersonales) tiene un papel importante en la generación de conocimiento y consecuentemente dificulta desenmarañar esa red que permitiría el entendimiento del know how de la empresa, o la lógica explicativa de su saber hacer.

En este sentido es un clásico el problema al que se enfrentan las empresas que abren una nueva planta de producción--replicando las líneas, maquinaria, personal, formación, turnos, proveedores, estructura organizativa y procesos--a imagen y semejanza de la más productiva y competitiva de la compañía. En la gran mayoría de los casos, la desesperación termina inundándolo todo al no conseguir los ratios de su hermana gemela.

Por tanto, la ambigüedad causal es un problema de conocimiento para la propia empresa. | Foto: svensson |

| Categoría: Consultoría | Más sobre conocimiento red libro exito competencia mercado lider conciencia en amalgamadeletras |

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

1 Comentarios:

El 5/02/2009 10:47:00 a. m., Blogger Nacho Muñoz tuvo la amabilidad de comentar aquí:

El hecho de no existir unos procedimientos claros para conocer cuál es el verdadero know how del éxito o del liderazgo supone, verdaderamente un problema.

Un concepto muy interesante el de ambigüedad causal, la verdad. Me dan ganas de seguir leyendo sobre este tema.

Gracias por traerlo aquí.

Un saludo,
Nacho Muñoz

 

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0