logo

Falsa productividad, participación en beneficios
9.3.09


Encontrarse en la zona de aceptación es una opción tan válida como otra y es la preferida por muchas personas que depende del juicio y la percepción de otra para mantenerse en su puesto de trabajo. Y no hay nadie que esté libre de esa dependencia.

La falta de métodos para medir la productividad de forma efectiva en lo que se refiere al trabajo de las personas juega a favor de una tipología de empleado bastante frecuente y le provee de un resquicio a algunos que deambulan en la zona de aceptación: pueden aparentar que están ocupados permanentemente y que su productividad es alta. A ojos de un tercero que no sepa detectar con claridad lo envenenado de esta falsa relación causa-efecto, esa actividad laboral frenética les ayuda a que sea asociada con el éxito y el beneficio de la empresa y no quieren renunciar a su porción de tarta.

| Categoría: Consultoría | Más sobre empleo percepcion causalidad productividad tiempo supervivencia rentabilidad en amalgamadeletras |

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

3 Comentarios:

El 3/10/2009 09:39:00 a. m., Blogger Bergonzini tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Lo malo de esa gente que está terriblemente ocupada es que todo el mundo que está por debajo de ella sabe perfectamente que no hace absolutamente nada, mientras que los que estan por encima saben valorar su trabajo.

 
El 3/10/2009 08:24:00 p. m., Blogger amalgamadeletras tuvo la amabilidad de comentar aquí:

@Bengonzini - Muy agudo... sobre todo porque, tal y como haces el planteamiento, sólo los que están por debajo son capaces de detectarlo y los que están por arriba, viven en la inopia. Es algo raro.

Nos leemos.

 
El 3/13/2009 12:13:00 a. m., Blogger Bergonzini tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Una película: "Office Space" que puede ser más ilarante cuando la realidad supera a la ficción.

 

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0