logo

El escenario deflacionista
11.3.09


Con la crisis en plena intensidad, la inflación a la baja y con tasas negativas (aunque la subyacente, la que no tiene en cuenta los costes energéticos siga en positivo y paradójicamente esta circunstancia es un alivio que aleja la deflación) y los tipos de interés oficiales al cero por ciento, me preguntó un cliente por el riesgo real de entrar en deflación y las posibilidades actuales de preparar la empresa ante ese hipotético escenario. No es que sea muy avezado en macroeconomía, pero la situación presentaría las siguientes características:
  • el consumo prácticamente se para: ¿para qué comprar hoy algo si mañana valdrá menos?;
  • se incrementa el valor real de las deudas, lo cual ocasiona una presión sobre aquéllas personas y empresas endeudadas;
  • se reduce la oferta del crédito porque las garantías aportadas en los préstamos pierden valor y provoca un aumento de la morosidad (no es extraño que existan clausulas que obligan a aportar adicionales cuando se produce eso);
  • los salarios nunca bajan, si acaso, aumentan con la inflación. Por tanto, el coste salarial en la empresa es el mismo en situación de deflación y ello estrecha los márgenes de la empresa, y
  • en entorno de tipos cero, no existe rentabilidad para invertir el dinero en productos financieros y el calcetín se torna en una magnífica alternativa; esto provoca que los bancos pierdan la posibilidad de captar dinero y obtener crédito no es ya un reto, sino un premio de lotería.
En las últimas décadas, sólo Japón ha experimentado una situación así de forma mantenida. ¿Deberíamos volver los ojos al imperio nipón?

| Categoría: Consultoría | Más sobre macroeconomia crisis banca crecimiento activo supervivencia rentabilidad retribucion en amalgamadeletras |

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0