logo

La injusticia de recortar los beneficios sociales de la plantilla
7.8.08


Desconocía el malestar que hay entre los trabajadores de Google tras aumentar ésta el precio del servicio de guardería que les ofrece. La sensación que se tiene es que la empresa ha variado unilateralmente el condicionado de ese contrato no escrito que recoge los beneficios sociales de la plantilla.

La medida es consecuencia de una nueva regulación en EEUU que ajusta el tratamiento fiscal de estas ventajas tras conocerse algunos beneficios concedidos a altos ejecutivos de grandes empresas en ese país y que eran considerados como ciertamente exagerados.

En Wharton han estudiado lo difícil que resulta recortar los beneficios concedidos a los empleados, sean de tipo tradicional o más específico como es el caso de Google. Lo cierto es que, cuando se recortan los beneficios sociales a la plantilla, la impresión de partida es que se trata de una injusticia. Estas ventajas, además de atraer candidatos, mejora la productividad, podría considerarse un contrato oral y tener la condición de derechos adquiridos.

| Categoría: Sociedad y Consultoría | Etiquetas: google conflicto Wharton familia impuesto cambio |

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

2 Comentarios:

El 8/08/2008 03:55:00 a. m., Blogger Félix tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Pasa con los trabajadores de Google un poco como con los funcionarios, salvando las enormes distancias. Precisamente los que más tienen son los que se quejan.

Sin embargo, estoy totalmente de acuerdo contigo en el contrato psicológico: si dices que das algo y luego lo quitas, primero incumples y generas malestar, y después pierdes credibilidad. Precisamente Google está valorada como una de las mejores empresas para trabajar por su flexibilidad y sus beneficios sociales.

 
El 8/08/2008 07:55:00 a. m., Blogger amalgamadeletras tuvo la amabilidad de comentar aquí:

@félix - Lo que me parece más interesante para ahondar en el tema reside en la carga legal de esas ventajas sociales. Google, que sabe vender su marca como nadie (salvando a Apple) está atada de manos porque sus empleados ven modificadas sus condiciones 'no escritas' de trabajo. La guardería no deja de ser un servicio adicional y el precio (subvencionado) que pagan creo que no debería ser considerado parte del contrato laboral. Seguro que todo esto termina en los Tribunales y será interesante conocer como lidian los jueces este toro.

gracias por tu comentario. Nos leemos.

 

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0