logo

El optimismo bien entendido
3.8.08


Creo haberlo leído antes por ahí; ahora me lo comentan en una comida de trabajo. El psicólogo Martin Seligman [Wikipedia, Univ Pennsylvania], uno de los máximos exponentes de la Psicología positiva dice que se puede aprender a ser optimista; y no olvidemos que el optimismo es una cualidad (o competencia) que, debidamente equilibrada, es muy buscada y apreciada en los líderes. Las estadísticas parecen indicar que los optimistas triunfan más y lideran mejor.

El psicólogo americano recomienda, ante un problema o situación difícil, un sencillo ejercicio:
  1. Identificar el problema o la situación.
  2. En un ejercicio de introspección, analizar los pensamientos asociados a ese problema y situación e intentar encontrar que consecuencias (reales y futuras) pueden acarrear esos pensamientos.
  3. Contraponer a esos pensamientos otros de tipo positivo que estén basados en evidencias reales.
  4. Proyectar la energía y los pensamientos positivos para generar una nueva actitud que sirva para sobreponerse a la adversidad.

Me dieron un ejemplo real (aunque tal vez demasiado simplista) producto de estos tiempos de crisis: un empresario está obsesionado con salvar su patrimonio acumulado durante años de bonanza económica porque cree que es inevitable que se sucedan embargos, requerimientos, etc... Está convencido de que será imposible salvarlo todo ya que se ve desbordado por la coyuntura.

Un pensador optimista y positivo diría: bien, nos quieren hundir... pero es una oportunidad para fortalecer las áreas del negocio más rentables mientras arreglamos esas que están más descuidadas. Esto nos dará tiempo y solidez para salvar el negocio. Eso sí, sin perder de vista la realidad del mercado.

| Categoría: Consultoría | Etiquetas: lider crisis gestion actitud paradigma conciencia realidad |

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0