logo

¿Por qué no nos endeudamos?
4.4.08


En la situación económica actual, los medios se hacen eco de que el gobierno entrante va a tener muy difícil mantener una política de déficit cero. Lo curioso de este país--y supongo que otros también--es que el gobierno y las administraciones regionales y locales tiene prohibido por ley gastar más de lo que ingresa. Lo cierto es que ni es bueno endeudarse permanentemente ni tampoco evitar que nunca se pida dinero prestado y que las consecuencias de este tipo de leyes sólo se podrán ver a muy largo plazo, cosa que en materia económica no es muy recomendable. Y también es verdad que el ciudadano percibe que un presupuesto deficitario es sinónimo de mala gestión, crisis manifiesta y posibilidad de que la presión fiscal aumente.

Con el consumo privado en caída y las empresas encogiendo sus ingresos, la recaudación fiscal también puede verse minorada ante la caída de beneficios empresariales. Esto afecta a toda la cuenta de resultados del Estado, incluida la parte dedicada al subsidio de desempleo. Para aumentar esa partida, puede echarse mano a reducir el gasto público pero, en una situación de desaceleración o recesión, esa magnitud es utilizada para compensar la pérdida de consumo y la reducción de ingresos en las empresas. Las cuatro grandes variables que “tiran” de la economía, es decir consumo, inversión, gasto público y exportaciones, se ven afectadas en cadena.

Entonces, ¿no sería mejor endeudarse ahora para equilibrar el presupuesto más adelante?

| Categoría: Sociedad y Política | Etiquetas: macroeconomia hacienda inversion consumidor gobierno crisis crecimiento |

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0