logo

Cómo “administrar” al jefe (si Maquiavelo levantara la cabeza...)
6.4.08


¿Puede cualquiera “administrar” a su jefe? Lo cierto es que, al menos para conseguir una decente (o no tormentosa) vida laboral, hay que intentar asegurarse dos cosas básicas: que el jefe te tenga en mente habitualmente y que sea accesible cuando la ocasión lo exige.

bNet va más allá y propone una serie de objetivos para conseguir manejar (parece algo maquiavélico el verbo) tu carrera gracias a tu jefe.

El primer objetivo es la tranquilidad: responder a las preguntas del jefe con gracia y aplomo se traduce en un aumento de la confianza en el trabajo. El problema está en que no siempre se sabe qué preguntas habrá que responder; por ello, lo mejor es estar preparado con un nivel suficiente de conocimiento en todos los temas que nos ocupa. Merece la pena no escatimar esfuerzos para estar preparado; algunos hablan de invertir 10 horas de preparación por cada una que se vaya a pasar con el jefe.

Aunque pudiera parecer una técnica de “peloteo”, el segundo objetivo es orientar el trabajo diario como si nuestro único cliente fuera facilitar la labor al jefe. La sensación de que se está contribuyendo al éxito diario del responsable de equipo se traduce en cierta dependencia mutua. Como los jefes suelen ser olvidadizos, lo mejor es recordarlo siempre y aplicar permanentes técnicas de marketing de personas o de comunicación. (Actualización: sobre este tema, Senior Manager también habla al respecto aquí.)

Aunque se mantenga un acceso y relación de tú a tú con el jefe, realmente--y es triste decirlo--el empleado es una gota en el océano. Algo de auto-bombo frente a los compañeros es muy útil y sobre todo si se trata de propagar lo estratégico del trabajo que se desarrolla y se hace llegar a los iguales y superiores que también se relacionan con el jefe. Es el tercer objetivo.

Cuando ya existe la certeza de que el jefe conoce el trabajo que desarrollamos, lo considera de utilidad y los demás están también advertidos de ello, hay que pasar al cuarto objetivo: ofrecer un trabajo proactivo anticipándose a las necesidades que el jefe tiene. El trabajo de investigación que debe desarrollarse en ese momento es profundizar en su manera de pensar y currículo, bien directamente o a través de terceros (reuniones, comidas con compañeros, Internet, conversaciones de pasillo...) En definitiva, se trata de conocer cómo actúan los procesos mentales cuando su jefe toma decisiones.

La “administración” del jefe termina cuando se ha logrado encontrar intereses personales comunes (golf, fútbol, lectura...) y se disfrutan de ellos dentro y fuera de la empresa: se ha logrado trascender más allá de los despachos y, en este campo, las relaciones tienen un valor mucho más alto que dentro de ellos.

| Categoría: Consultoría | Etiquetas: estrategia eficacia empleo directivo |

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

4 Comentarios:

El 4/06/2008 11:30:00 a. m., Blogger Senior Manager: tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Amalgama, me encantó este post, porque más allá de tu aplicación del concepto "administrar" a nuestra relación con los jefes, has dejado claro que sin los jefes nuestro futuro en la empresa es un vacío de incertidumbres.

Me ha gustado como transformas lo que muchos entienden como "peloteo" en algo más aceptable para nuestra cultura, como es el tener una relación especial con esa persona que en cierta forma decide nuestro destino.

Ojalá los empleados (que no son jefes) entiendan de una vez por todas que llevarse bien con el jefe no es cuestionable, ni negativo ni mucho menos imposible...!es tan fácil!

Es increíble como las ideas de Maquiavelo (en este caso) o de Tsun Tzu, aún siguen vigentes. Cualquier gerente que se aprecie debería obligarse a leerlos, son indispensables para hacernos entender que la practicidad (que entiendo es la propuesta de este tu post), es la mejor arma frente a la racionalidad empresarial.
Slts.
SM

 
El 4/06/2008 11:37:00 a. m., Blogger amalgamadeletras tuvo la amabilidad de comentar aquí:

@senior_manager - Gracias por tu comentario. Lo cierto es que llevaba varios días barruntando sobre el tema tras leer tu artículo
http://tinyurl.com/5gazb4 y encontré el artículo que cito muy interesante y ecuánime. Entonces, pensé en traducirlo y extractarlo como aportación al tema.

Nos leemos.

 
El 4/08/2008 06:17:00 p. m., Blogger eKaizen tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Me parece que habeis dado en el clave en bastantes aspectos. Pero lo de llevar la relación al ámbito personal, me aprece que es extralimitarse un poco. Por lo demás estoy de acuerdo y trato de ponerlo en práctica en la medida de lo posible.
Un saludo

 
El 4/09/2008 07:43:00 a. m., Blogger amalgamadeletras tuvo la amabilidad de comentar aquí:

@ekaizen - Compañero, ¿no estamos hartos de ver en la empresa relaciones sociales que se amplían más allá de las paredes de los despachos y no siempre tienen buenas intenciones? Creo que no debería negar lo evidente y que muchas personas estarían encantadas de tener acceso a sus responsables más allá del centro de trabajo.

Gracias por el comentario y nos leemos.

 

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0