logo

Auditores, lectores e introspección (según Drucker)
26.4.08


Peter F. Drucker se interesó por las personas que trabajaban con sus mentes más que con sus manos y se convirtió en un pionero de los estudios sobre los trabajadores del conocimiento hasta tal punto de dar nombre a institutos y alguna escuela de negocios.

Uno de sus artículo--que merece ser leído y releído periódicamente--es el titulado Gestionarse a sí mismo.

En el mismo, Drucker concluye que los trabajadores del conocimiento deben ser en la práctica sus propios CEOs mediante “una profunda comprensión de sí mismos; no sólo de cuáles son sus fortalezas y debilidades, sino también de cómo se aprende, cómo se trabaja con otros, cuáles son los propios valores y dónde se puede hacer la mayor contribución. Porque sólo cuando se opera a partir de fortalezas se puede alcanzar la verdadera excelencia”.

Dice el gurú austriaco que las personas pueden encuadrarse en dos tipos: lectores y auditores: los que aprenden oyendo (auditores) y los que utilizan libros, papeles y documentos (lectores). Esta clasificación siempre me ha intrigado por no tener claro en cuál categoría encuadrarme y por tratarse de capacidades que se desarrollan desde muy temprana edad y pasan inadvertidas. Y sin embargo, necesitamos saber qué somos para gestionarnos con éxito.

Lo que parece claro es que nacemos siendo básicamente auditores del mismo modo que utilizamos principalmente la amígdala y la manifestación de las emociones desde la cuna. Pero luego nos vamos amoldando...

Drucker dice que las “personas rara vez son ambos. Menos aún saben a cuál categoría pertenecen”. Para ilustrar esas categorías de personas utiliza como ejemplos a un selecto grupo de presidentes contemporáneos de EEUU, Winston Churchill o al general George Patton. Lejos de facilitar una respuesta (cada uno debe encontrar la suya) se detiene en el tipo de trabajo para el que estamos preparados:
Algunas personas trabajan como miembros de un equipo. Otras trabajan mejor solas. Algunas son excepcionalmente talentosas como coaches y mentores; otras son sencillamente incompetentes como mentores. [...]

Otra pregunta crucial es: ¿produzco resultados como tomador de decisiones o como asesor? Un gran número de personas se desempeñan mejor como asesores, pero no pueden tolerar la carga y la presión de tomar una decisión. Y un buen número de otras personas, en contraste, necesitan asesores que las obliguen a pensar; luego pueden tomar decisiones y ejecutarlos con rapidez, confianza en sí mismas y coraje.
Como veis la introsprección o percepción interna es un capacidad que no ha perdido importancia ni valor y que algunos como Drucker consideran necesaria para avanzar como ser humano.

Y tú, ¿eres auditor o lector? ¿Y si resultara que los que escribimos en la web 2.0 aprendiéramos leyendo y escribiendo? ¿Cabría un tercer grupo, el de los escritores?

| Categoría: Consultoría | Etiquetas: Drucker conocimiento aprendizaje emociones gestion percepcion web2.0 |

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

2 Comentarios:

El 4/26/2008 10:38:00 p. m., Blogger Camilo tuvo la amabilidad de comentar aquí:

'Y tú, ¿eres auditor o lector? ¿Y si resultara que los que escribimos en la web 2.0 aprendiéramos leyendo y escribiendo? ¿Cabría un tercer grupo, el de los escritores?'

tal vez sea el mismo; viejo. Esta es la época en la que se va abandonando la novela o el libro como lo conocemos.
Estamos en una nueva etapa en donde murió un lector y nació otro, llevado al extremo.

 
El 5/01/2008 08:21:00 a. m., Blogger amalgamadeletras tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Disiento. Creo que el libro nunca desaparecerá aunque las nuevas generaciones utilicen cada vez más el ordenador para aprender (o sólo evadirse, no lo sé). Y es aquí donde está el dilema: ¿realmente se puede aprender delante de la pantalla? Lo digo porque es difícil mantener los ojos delante de la pantalla durante mucho tiempo. Por lo menos, a mí me pasa. Nos leemos.

 

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0