logo

Será hora de un ascenso...
11.2.08


En la adaptación cinematográfica del libro “El diablo viste de Prada” se está realizando en un parque neoyorquino una sesión de fotos para la revista de moda más influyente.

Andy (Anne Hathaway), la bella, cándida y luchadora secretaria de la editora jefe se dirige a Nigel (Stanley Tucci), que parece su único aliado en la publicación, y se produce el siguiente diálogo:

Andy:
-- Lo siento... es un mal día y mi vida personal pende de un hilo. Eso es todo.
Nigel:
-- Pues únete al club. Eso es lo que pasa cuando empiezas a rendir, cielo. Avísame cuando tu vida esté destrozada. Será hora de un ascenso...

Por cierto, el tema principal de la película--también incluido en Anatomía de Grey--está cantado por la escocesa KT Tunstall y su voz parece copiada de la solista de The Corrs:



| Categoría: Varíos y Consultoría | Etiquetas: musica empleo familia conflicto eficacia |

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

9 Comentarios:

El 2/10/2008 07:46:00 p. m., Anonymous Yoriento tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Recuerdo esa escena, y parece que la profecía también se cumple en la vida real, aunque no hay que ser un lince para preverla: cuando más trabajas menos vives :-)

Eso sí, (atención, SPOILER¡) la película termina con final feliz, es decir, la prota eligiendo al novio y una vida personal más tranquilita.

 
El 2/10/2008 08:48:00 p. m., Blogger amalgamadeletras tuvo la amabilidad de comentar aquí:

@yoriento - En el fondo, no deja de ser un 'remix'--aunque real, no lo olvidemos--de cuentos como el Patito Feo o La Bella y la Bestia y de 'pelis' como Pretty Woman. It's a wonderful life que 'filmó' Frank Capra.

 
El 2/10/2008 11:09:00 p. m., Anonymous Nana tuvo la amabilidad de comentar aquí:

En ocasiones como ésta me gusta el término "llanear", a pesar de las connotaciones negatives que tiene en primera instancia: cabe preguntarse si un aumento de sueldo justifica hipotecar el ámbito privado de nuestras vidas: familia, ocio, aficiones, desarrollo personal,... A veces el techo laboral (en términos retributivos) debemos fijarlo nosotros mismos. ¡Qué aficionados somos a avanzar siempre hacia adelante y no volver la vista hacia los lados, hacia otras opciones tanto o más válidas!

 
El 2/11/2008 07:25:00 a. m., Blogger amalgamadeletras tuvo la amabilidad de comentar aquí:

@nana - En primer lugar, bienvenida a esa bitácora y gracias por dejar tus opiniones. Con permiso. El problema que le veo a 'llanear'--todos en alguna ocasión lo hemos hecho--es que reduce la tensión diaria y habitual frente al puesto de trabajo y la vida laboral; es decir, que relaja las defensas. Finalmente, el fijar techos retributivos, ¿no es algo que va en contra de esa cualidad humana innata que es querer siempre algo más? Un abrazo.

 
El 2/11/2008 03:59:00 p. m., Anonymous Nana tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Es cierto, rebaja las tensiones y las presiones en lo laboral. Al menos yo, soy más productiva y más lúcida tomando decisiones cuando el entorno acompaña, cuando puedo establecer unas cierta condiciones de armonía. Y esa cualidad innata de querer siempre más... que nociva que acaba siendo, es curioso que como único animal dotado de raciocinio lleguemos a desarrollar actitudes tan negativas hacia nosotros mismos.

 
El 2/13/2008 03:12:00 p. m., Blogger amalgamadeletras tuvo la amabilidad de comentar aquí:

@Nana - ¿Tienes bitácora? Si fuera así, por favor, deja el enlace para que te 'observemos', je, je...

 
El 2/14/2008 12:57:00 a. m., Anonymous Nana tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Aún no, todo se andará. Piano, piano... ¿No te habrás aliado con Yoriento?

 
El 2/14/2008 12:59:00 a. m., Anonymous Nana tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Aún no, todo se andará. Piano, piano... ¿No te habrás aliado con Yoriento?

 
El 2/14/2008 06:51:00 a. m., Blogger amalgamadeletras tuvo la amabilidad de comentar aquí:

@nana - Tengo la costumbre de conocer a todos los que opinan aquí a través de sus bitácoras, y tú eres de las pocas que no tienen una. Por otro lado, desconozco las intenciones de Yoriento, pero, cuenta, cuenta...

 

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0