logo

Engaños y farsas
12.12.07


Transcribo un par de comentarios dejados en el artículo Bajo mínimos publicado en bitácora La Maldición de Sísifo. El primero es de Asuntos Legales y Científicos:
Bueno, a mi engañan en lo que me pagan, pero no en lo que trabajo, aunque yo les engaño en lo que valgo. Ya estamos a vueltas con valor, coste y precio, tres impostores.
Finalmente, Borreguitos comenta de forma aguda:
En mi opinión, la farsa comienza en el momento de la firma del contrato. el currante lo firma porque necesita X (dinero, normalmente), el jefe piensa que sacará cierto beneficio Y (dinero también) de ese contrato. desde ese momento el currante determina su esfuerzo para obtener un beneficio E (euros de tiempo libre) para seguir ganando X, y que su jefe se crea que sigue ganando Y, cuando en realidad es Y-E. El jefe, antes o después, analizará el esfuerzo, aplicará una sencilla regla de 3 y decidirá resolver el contrato, subirle el esfuerzo en nº de horas o cosas similares. de todas formas, el objetivo del currante será siempre pagar la hipoteca, sacar tiempo para sus hobbys y a lo mejor obtener un segundo curro en B para saldar sus deudas de juego :)
| Categoría: Sociedad | Etiquetas: empleo motivacion conflicto personal coste |

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

5 Comentarios:

El 12/12/2007 01:15:00 p. m., Blogger Senior Manager: tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Opino que se trata del consabido círculo vicioso de los mediocres que van al trabajo (llamándolo curro ya me lo dicen todo) pensando que la empresa es el enemigo, por lo que se convertirán en un hongo tratando de chupar lo que puedan sin dejar nada a cambio. Pobres mediocres sin futuro...Por estas razones las empresas se blindan cada vez más, a ver quien pierde primero.

 
El 12/12/2007 05:11:00 p. m., Blogger eKaizen tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Senior, no me vengas con lo del "curro" que yo soy de los que utilizo ese término y no me considero un "trabajador-hongo". De todo hay en la viña del señor. Sirva como ejemplo que conozco a una persona con 14 trabajadores en plantilla y que se va a currar a otra empresa. Como él dice por la seguridad social y te aseguro que tiene una actitud de auténtico hongo cuando no lo es.
Saludos

 
El 12/16/2007 06:31:00 p. m., Blogger µßio tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Me sorprende ver mis palabras en otro blog, sin haberlas puesto yo mismo.
La sensación que percibo, es que aparecen por un motivo distinto al que se escribieron. Tal vez, alguien vio otra cosa en ellas.

¡Salud amalgamadeletras!

P.S.: ¿cómo se dirá amalgamadeletras en alemán?

 
El 12/16/2007 06:47:00 p. m., Blogger amalgamadeletras tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Senior Manager - La gran ventaja que tiene una corporación multinacional/regional como la tuya es que puede prepararse para evitar aquéllo de lo que estamos hablando: la permanente disputa entre trabajo entregado-salario recibido. Sin embargo, las PYMEs están mucho menos protegidas frente a ello.

ekaizen - Efectivamente de todo hay en la viña del Señor. Muchas veces, el hombre debe poner en la balanza sus valores frente a otros aspectos de su vida laboral (como puede ser una jubilación, el ambiente laboral, la necesidad de promocionar, el salario...) Esto, entiendo y creo que mucha gente estará conmigo, no significa que no haya dejado todo su esfuerzo y trabajo anteriormente a tomar una decisión que podría ir contra sus valores. Sé que no parece ético una decisión así pero actitudes de ese tipo dependen de muchas variables, algunas de ellas, ni siquiera son valoradas a la hora de decidir.

µßio dijo... [valor, coste y precio, tres impostores.] - Las tres palabras juntas me llamaron mucho la atención por la sinceridad que se desprende de tu comentario. Entendí de tu comentario que querías decir que son términos muy 'manoseados' para que signifiquen lo que cada uno quiera; y estoy absolutamente de acuerdo con ello.

 
El 12/16/2007 09:31:00 p. m., Blogger µßio tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Gracias por tus palabras. Me ha encantado el motivo.
Si además a esas tres palabras le ponemos adjetivos, pierden su significado absolutamente.
Actualmente, "semos" mucho mas sutiles y las adjetivamos sistemáticamente y pierden su sentido hasta hacerlas irreconocibles. Emjemplos son:
costes desconocidos, costes minorados, costes ocultos, costes sociales, que son costes que nunca salen en los balances de costes.
Lo mismo para precio y valor, total tres impostores profesionales.

¡Ah! amalgamvonbuchstaben
¡Salud!

 

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0