logo

El período de “gracia” que disfruta el nuevo ejecutivo
4.12.07


Uno de los primeros objetivos que un nuevo ejecutivo puede plantear a su organización pasa por cambiar la forma de hacer las cosas. Este objetivo es típico para una organización vertical. Pero, ¿qué pasa, si a la organización a la que se enfrenta responde a una empresa descentralizada y lo que se espera de él es establecer algo de disciplina? Al igual que en este ejemplo, el recién incorporado debe tomar muchas decisiones--a veces casi a ciegas--durante el corto espacio de tiempo que media entre su incorporación y el momento en que puede considerar consolidado su aterrizaje.

Si el ejecutivo lo entiende pronto, noventa días pueden ser suficientes para mostrar algunos resultados y tomar la senda correcta; sin embargo, si tarda en detectarlo, a poco que se demore y tenga que replantear sus estrategias, los días en el cargo pueden estar contados la escasez de resultados puede influir en su carrera futura o por lo menos, dificultar el arranque.

El directivo o cuadro medio, ante un mismo objetivo puede optar por muchos enfoques posibles. Para evitar que “chirríe” la organización, debe adaptarlos a la cultura de la empresa y a su forma de trabajo rápidamente. Todo ello suele justificar las primeras decisiones de un ejecutivo y proyectará una imagen--más o menos radiante--ante el resto de la organización. Estos tres factores (enfoque, adaptación e imagen) son suficientes para catapultar o lastrar al ejecutivo.

En esta etapa, puede resultar interesante “Los primeros 90 días: estrategias de éxito críticas para nuevos líderes a todos los niveles”, el libro de Michael Watkins publicado en 25 idiomas en el que, aunando experiencia profesional y docencia, pasa revista a ese período de transición y gracia del que gozan todos los ejecutivos en su recién estrenado empleo.

Tanto a nivel individual como de las decisiones que toma en la organización, esos tres meses van a marcar influir en el desempeño futuro de su carrera en la empresa. "Este es un período de gran vulnerabilidad debido a que el ejecutivo carece de relaciones con otros directivos y desconoce en detalle su nueva función. Si no logra crear el ambiente necesario durante el período de transición, entonces se enfrentará a una ardua batalla en el futuro", afirma este antiguo profesor e investigador de Harvard.

Michael Watkins en su libro se propone ayudar al nuevo directivo a conseguir algunos éxitos tempranos. Cabe reseñar los principales puntos y objetivos de su hoja de ruta para acelerar la transición hacia las nuevas funciones:
  • adecuar la estrategia a la nueva situación;
  • lograr alguna victoria;
  • entablar negociaciones con éxito;
  • crear alianzas, y
  • equilibrar su vida familiar con las exigencias de su nueva situación laboral.

| Categoría: Consultoría | Etiquetas: Harvard directivo empleo eficacia interrelacion objetivos tiempo estrategia |

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

3 Comentarios:

El 12/05/2007 11:19:00 a. m., Blogger Senior Manager: tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Esperaba un post como este...He visto decenas de casos de nuecas incorporaciones y concuerdo con el plazo de 90 días, aunque dependiendo del país podría extenderse a 6 meses...En todo caso mi aporte en base a la experiencia es que deben tomarse en cuenta dos factores:

1.- Mucho depende de la organización que encuentre el ejecutivo entrante en el área, sección o sucursal a la que llegue y de las actitudes y aptitudes de los empleados en estas áreas, lo que hará más fácil o difícil resolver el período de gracia.

2.- También hay que tomar en cuenta lo que "quieren" sus jefes que él/ella haga, ya que por lo general se dan instrucciones específicas de lo que se quiere implantar dependiendo de la stuación del departamento, por lo general no hay tanta libertad como se cree cuando llega un nuevo ejecutivo, la libertad le viene después de haber demostrado su valía.

Existe mucho control por parte de los directivos o de los accionistas cuando llega alguien nuevo a cualquier puesto de dirección, así que la presión es doble para el ejecutivo.

 
El 12/05/2007 05:21:00 p. m., Blogger eKaizen tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Me parece que afirmar que los primeros 90 días van a marcar el resto de una trayectoria, es afirmar demasiado.
Es cierto que el modo de aterrizar te puede abrir o cerrar muchas puertas pero de ahí a que marque tu vida profesional completa hay un gran trecho.

 
El 12/05/2007 08:55:00 p. m., Blogger amalgamadeletras tuvo la amabilidad de comentar aquí:

@SM - Efectivamente mucho va a depender de lo que se encuentre y del grado de libertad que le den... pero, aún así debe demostrar algo (o bastante) en ese trimestre.

@ekaizen - Tal vez el término correcto debe ser 'influir'. Gracias por la apreación. A veces me apasiono escribiendo y pasan inadvertidos esos matices.

 

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0