logo

Sobre la existencia del “periodista ciudadano” y Alianzo
11.10.07


El buen trabajo de un periodista del diario El Correo que consiguió publicar sus fotos y un vídeo--realizados con su teléfono móvil y de gran calidad--poco después del último atentado terrorista en Bilbao es comentado por Alianzo en su artículo “El periodismo profesional le gana la batalla al periodismo ciudadano”. Razón no le falta a Alianzo cuando dice que “la Web 2.0 no excluye a los periodistas que sean buenos profesionales”.

No parece tan acertado afirmar que “también está claro que los periodistas ciudadanos todavía brillan por su ausencia”. Sería bueno que Alianzo aclarase qué entiende por ese término. He intentado publicar una opinión como ciudadano en esa entrada pero los comentarios no están permitidos (“Los comentarios para este post están cerrados”), lo cuál es bastante extraño porque Alianzo sí permite la conversación con sus lectores. Probablemente, Alianzo piensa que su artículo puede crear cierto revuelo en la blogosfera--como ocurrió con el reportaje sobre este fenómeno en El País (46 entradas en Google Search--bastantes de blogger con mucha audiencia y credibilidad--y bastante miles de lecturas más)--de hace un par de semanas y han decidido no dejar participar a sus lectores.

En esto de los periodistas profesionales y ciudadanos hay una maldad inherente a la polémica porque estamos realizando comparaciones que no son homogéneas. Los profesionales del periodismo tienen una formación específica, recursos, contactos y un olfato que les llevan allí donde creen que se ha producido la noticia, donde les han anunciado que se va a producir y, muchas veces con gran acierto, a donde cree su intuición que se va a producir. Es más, tienen acceso a sitios donde al resto de los mortales les está vedado entrar y dedican todo el día a ello porque es su trabajo.

En cuanto a los que publican en Internet, y que pienso que no se consideran periodistas por ello, lo que les atrae “es hablar, difundir su propia información, y algunos lo hacen con especial destreza”, dice Juan Varela en su libro “Blogs. La conversación en internet que está revolucionando medios, empresas y ciudadanos”. El término “periodista” acompañando a ciudadano no es todo lo preciso que debiera y, en la gran mayoría de los casos, ni siquiera se trata de alguien que vive de sus informaciones y opiniones. Aunque haya un puñado de ellos que sí viven de la blogosfera, la mayoría es una persona que disfruta comunicando, opinando y generando conversaciones gracias a las tecnologías digitales. Sobre todo, opinando.

Es muy probable que la edición digital de El Correo haya recibido comentarios de muchos ciudadanos de este tipo inmediatamente después de haber publicado la noticia y se habrá enriquecido con el debate y las opiniones de sus lectores.

En la breve historia de internet, sí existen algunos “clásicos” en materia de cierto “periodismo ciudadano” (con un altísimo grado de colaboración). Uno de ellos son las más de quinientas entradas que se realizaron en el artículo de la Wikipedia referida a los atentados en Londres del 7 de julio de 2005. Dieciocho minutos después de producirse las explosiones aparece la primera reseña en la enciclopedia libre. A lo largo del día, las aportaciones de 2.500 ciudadanos conformaron un relato pormenorizado de ese día que llegó a las 18 páginas de información.

Cuando ocurre un hecho trascendente, los medios de comunicación siempre encuentran a un ciudadano que no tiene reparos en plantarse delante de un micrófono a contar qué ha pasado y qué ha sentido. En la radio pude oír a un ciudadano de Bilbao que relató lo que vio cuando casi le pilla la explosión conduciendo en su coche: observó cómo el escolta Gabriel Ginés sale del coche y se tira rodando por la acera para apagarse las llamas que habían prendido su ropa. Abrumado reconoce que no se atrevió a acercarse más para ver el estado en que se encontraba porque “el coche estaba en llamas... y eso”.

Lo que parece indudable es que el ciudadano colabora con los medios. Es un hecho que ambos se complementan desde siempre y que éste es una fuente fiable para los medios. Por tanto, deberíamos hablar de “periodistas profesionales” y ciudadanos que informan, opinan y conversan.

Actualización - A las 19.39 horas del 11 de octubre ya estaban abiertos los comentarios en Alianzo.

| Categoría: Blogosfera y Sociedad | Etiquetas: comunicacion participacion web2.0 informacion audiencia |

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0