logo

Los 322.857 vampiros de Facebook
21.10.07


Esto de las redes sociales y la web 2.0 creo que es un invento para mantener y ampliar contactos, encontrar comunidades con intereses comunes, etc. que tiene mucha aplicación a la empresa. Facebook es una red social que recientemente ha abierto su API para el desarrollo de aplicaciones con el resultado de haber desatado “una verdadera fiebre creadora. Una de esas aplicaciones es un juego denominado Vampires.

Nunca pude imaginar de Facebook que hubiera vampiros entre sus miembros ni que un miembro de mi red me “vampirizara” sin mediar palabra. Un contacto de esa red--menos mal que era vampira--me ha pegado un mordisco de aúpa y ahora formo parte de su ejército de criaturas de la noche que buscan denodadamente sangre fresca. Utiliza para ello una aplicación llamada Vampires. Mi perfil muestra ahora un escueto mensaje: “Virginia bit Ernesto and turned them into a Vampire!” Conmigo, ya son cuatro los que Virginia ha “vampirizado”... de momento.

Ese mordisco me ha convertido en un ababol, un desustanciado... El helado escalofrío “digital” que se ha transmitido por las venas al sentir los dientes afilados de mi ama en mi cuello produjo que las letras de mi perfil en Facebook se mostraran borrosas.

La segunda impresión que me causó es la pregunta propia de alguien que trata de aferrarme a una vida “mortal” que acaba de dejar: ¿porqué alguien desea convertirme en vampiro “digital”?

En la misma situación Lestat, ese despiadado vampiro de la novela de Anne Rice, aún siendo una criatura de la noche con siglos de existencia y casi milenarios conocimientos de ultratumba, se habría sentido como un niño con cartera nueva y lágrimas en los ojos a la puerta de la guardería en su primer día de colegio. Si alguien en Facebook le hubiera atacado y re-convertido en vampiro digital no tendría ni idea de qué camino tomar, se preguntaría si debería abandonar su grupo de rock, se sentiría confuso ante la nueva faceta social recién adquirida... Tiene mandanga que los vampiros, esos solitarios de la noche sean protagonistas de algo en un sitio que se dedica a las relaciones sociales.

Como primera medida, he estado tentado de “vampirizar” en la oficina. Prefiero que duerman plácidamente durante la noche no vaya a ser que el deambular por la noche merme la productividad del equipo y me vea obligado a dar cuenta de unos KPI tan faltos de vigor y lúgubres como la sombra que proyectaba el vampiro Nosferatu al subir las escaleras en una de las escenas más conocidas de esa película.

Lo lógico sería rebuscar víctimas entre los colegas de la blogosfera que utilizan Facebook. Podría hacerlo con Miguel Angel y Julen, pero temo quedarme sin sus artículos si, al tiempo escaso que deben tener para escribir en sus bitácoras, les obligo a vagar por las oscuras sendas de Facebook en busca de alimento. Además, eso de morder en el cuello a hombres... no sé. ¡Que sorpresa! Creo que Fernand0 ya lleva tiempo pasando frío en las noches zaragozanas saltando de ventana en ventana buscando algo que echarse a la boca (o mejor dicho, que succionar).

En las películas de antaño, los vampiros sólo buscaban víctimas a las que chuparles la sangre. Pero, en Facebook, por lo poco que he comprendido, también hay zombis y hombres lobo. Yo siempre he sido más licántropo que vampiro. Tengo que confirmarlo, pero Vampires puede ser algo parecido a la película “Underworld”: vampiros contra hombres lobo. Los autores de la aplicación han debido pensar que crear un juego entre dos bandos era demasiado clásico (los buenos y los malos, el yin y el yang, madridistas y culés, de derecha y de izquierda, la Bella y la Bestia, ...) e introducen a los zombies como tercer grupo en discordia.

Por cierto, ¡qué desconsideración atacar mi cuello el 12 de octubre, en plenas fiestas de El Pilar! Esa noche, en el concierto de Maxima FM en el paseo de Independencia en Zaragoza--al que prometí llevar a mis hijos y cuya música no me agrada nada--no sabía distinguir si el éxtasis de algunos de los maños que estaban por allí bailando era debido a la “vampirización dance” que les producía ese tipo de acordes o, por contra, todos estaban pidiéndome que les convirtiera en criaturas de la noche.

Aunque Facebook es un éxito, lo cierto es que todavía somos pocos los que la usamos; por eso, hubiera sido un detalle de los creadores que sobre la cabeza de cada miembro de esa web se situara un holograma flotante con su logotipo y que éste sólo fuera visible para los que disfrutamos de ella. Algo parecido a lo que veía Michael J. Fox en la frente de todos aquéllos que estaban condenados a morir en “Agárrame esos fantasmas”: un número que indicaba el orden en que la parca se los iba a llevar. Esto facilitaría mucho las cosas a la hora de “vampirizar”.

Tengo que salir de la incertidumbre que me provoca mi nuevo estadio. Creo que el siguiente paso es ponerme en marcha a ver si encuentro a Fernand0 y me toma como “ahijado” al igual que hizo Magnus con Lestat. Aunque buscar a la Salma Hayek de “Abierto hasta el amanecer” y convertirme en la sombra de sus escueta falda es una opción que me atrae mucho.

En fin, ¿algún “vampiro social” me puede aconsejar sobre los siguientes pasos a dar sin que a cambio termine con un hilito de sangre corriéndome desde el cuello hasta la punta de los dedos de los pies y formando ese charquito de sangre que siempre olvidan los directores de cine mostrar en sus películas vampíricas?

No sé si vale de algo esto de Vampires. Al menos, me he quitado de en medio el artículo dominguero.

+info: edans: El rentable negocio y los peligro de Facebook |

| Categoría: Sociedad y Tecnología | Etiquetas: web2.0 facebook red interrelacion ocio |

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

6 Comentarios:

El 10/21/2007 02:02:00 p. m., Anonymous los sueños de la razón tuvo la amabilidad de comentar aquí:

¡Hombre! ¡Bienvenido a la hermandad vampírica!. Si quieres ponerte al día de nuestras cuitas te aconsejo el blog de Dampyr. A mi me mordieron hace tiempo por vías menos 2.0 pero es una historia muy larga. Por cierto, una vez ingresas en la orden no te cambian el nombre. Sigo siendo Miguel a secas, no Miguel Ángel ;-)

 
El 10/21/2007 03:10:00 p. m., Blogger amalgamadeletras tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Solucionado lo del nombre. I'm sorry. Por cierto, ¿podrías dejar la URL del blog de Dampyr? Aparecen muchas en opciones en Google.

 
El 10/21/2007 03:49:00 p. m., Anonymous los sueños de la razón tuvo la amabilidad de comentar aquí:

http://vampiriadeprofundis.blogspot.com

No sé que pasa con los enlaces que pongo en los comentarios que no van después de publicar el comentario. En fin.

 
El 10/21/2007 03:51:00 p. m., Blogger amalgamadeletras tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Gracias.

 
El 10/22/2007 05:55:00 a. m., Anonymous Dampyr tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Muy bueno el post de verdad. No se si desearle mi enhorabuena por lo del vampiro...ya sabe...yo soy un Dampyr ;-))

Salud!!

 
El 10/22/2007 06:23:00 a. m., Blogger amalgamadeletras tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Mmmm... Nunca he creído en las medias tintas. Ser producto de las creencias del folklore eslavo y de una relación (contranatura, ¿seria el término correcto?) entre mujer y un vampiro no es una buena tarjeta de presentación.

No obstante, agradezco tu comentario Dampyr y no dudes de que en esta página tendrás siempre un sitio para descansar, un café, copa y puro. Espero también la misma hospitalidad en tu bitácora.

 

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0