logo

¿Es el teletrabajo un lastre o una ventaja?
3.10.07


Dicen las encuestas que al 57% de los españoles le gustaría teletrabajar como fórmula para conciliar vida familiar y personal. Esta variedad de empleo le sirve a la empresa para salvar barreras geográficas y de diferencia horaria, favorecer la conciliación familiar y reducir costes. Sólo el 19% de los españoles lo consigue y, a la empresa le cuesta mantener la productividad con este tipo de trabajadores.

Pero, ¿en qué ha quedado el teletrabajo? La bitácora Personas y Organizaciones cree que el teletrabajo ha traído la libertad para trabajar en los lugares y tiempos que más convenga, en un aumento de la flexibilidad para las empresas y en mayor productividad.

Los peligros de esta fórmula laboral, afirma Wharton University, estriban en la falta de capacidad de los responsables para supervisar el teletrabajo, en que éste se extienda más allá del horario pactado y en que puede desembocar en aislamiento social. Como en muchas cosas, el éxito parece encontrarse en el punto medio: combinar teletrabajo con presencia física. El teletrabajador debe estar acostumbrado a orientarse a objetivos o proyectos, a su constante autoevaluación y la empresa en facilitarte la formación al respecto.

Finalmente, en Por fin es lunes, opinan que la contratación se basa principalmente en un “flash” o “feeling” que tiene el reclutador en la entrevista en detrimento de otras consideraciones (habilidades, experiencia, conocimientos...) En los comentarios que he tenido con su autor establecía mis preferencias para detectar un buen candidato: habilidades, experiencia, saber venderse, amplios conocimientos y formación.

A la hora de cambiar de empleo, el reclutador habitualmente estudia a trabajadores “presenciales” que ha estado físicamente en un sitio desarrollando unas funciones, con mayor o menor éxito y reconocimiento, que tiene un horario, es supervisado por sus responsables directos... Es lo normal.

Ahora, el reclutador debe enfrentarse a teletrabajadores a tiempo completo o parcial (si combina presencia en la oficina con trabajo en casa). La percepción o experiencia que tiene el primero de esa forma de trabajo puede ser un handicap o un beneficio en su decisión de incorporarlo.

La experiencia adquirida por el reclutador en anteriores procesos de selección de trabajadores que practicaban este tipo de trabajo es otro plus o desventaja.

Por tanto, no es aventurado pensar que un “teletrabajador” posee un rasgo laboral distintivo que puede lastrar su contratación en la mitad de las entrevistas de trabajo que realice. Y que la experiencia del responsable de contratación con candidatos de ese tipo puede ser otro.

Y sin embargo, las personas quieren teletrabajar para conciliar la vida laboral y familiar. Es evidente que la empresa se encuentra todavía ante un reto sin resolver.

| Categoría: Consultoría | Etiquetas: Wharton empleo familia tiempo productividad coste informe percepcion |

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

2 Comentarios:

El 10/03/2007 06:51:00 p. m., Anonymous los sueños de la razón tuvo la amabilidad de comentar aquí:

La verdad es que lo menos interesante del concepto de teletrabajo (vaya palabro) creo que es lo de la conciliación. Si trabajas no vas a tener a tu chaval en la habitación o vamos mal. Quizá aporte algo la reducción de tiempos de desplazamiento y cierta flexibilidad implícita, pero poco más.

Lo interesante del teletrabajo es la ruptura de los espacios laborales. El tópico de que la vida está fuera del trabajo no se sostiene con el teletrabajo, ya que se trabaja donde se vive.

Al respecto, Yoriento escribió algo que yo incluí al revisar el tema de la productividad ¿No es hora de empezar a considerar el trabajo como parte de nuestra vida? (la de la mayoría de los mortales, al menos) ¿y de que la empresa considere que para que un trabajador produzca necesita cierta apertura a espacios no tradicionalmente laborales? Al menos entre los profesionales que se considerarían susceptibles para teletrabajar.

¿Hace cuanto que se habla de este concepto? ¿20 años? ¿Y cómo ha evolucionado esa cifra del 19% en todo este tiempo?

 
El 10/04/2007 06:53:00 a. m., Blogger amalgamadeletras tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Absolutamente de acuerdo con que el trabajo es parte de nuestra vida y de que cierta apertura, acompañada de mucha responsabilidad por parte del trabajador, puede resultar muy positiva para la empresa.

 

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0