logo

“El País” y el fenómeno de la blogosfera: una oportunidad perdida
21.9.07


Cuando llevas años leyendo prensa, oyendo los boletines de noticias y las tertulias radiofónicas y viendo los telediarios tienes la sensación de que en el enfoque de cada noticia hay un trasfondo de intereses de diferente tipo. Por eso, no suelo comentarlas ni tampoco me afectan esos enfoques.

Llego al artículo “Aristocracia bloguera” publicado en El País a través de Tiscar, una bitácora premiada por Consultoría artesana en red. En esta ocasión creo que es necesario detenerse un momento a comentar el reportaje.

Endogamia por la tecnología, jornadas de ochenta horas semanales con poca dedicación al sueño, los duques de la blogosfera, elevado consumo de cafeína, sucesores del fiasco de la burbuja tecnológica, crear rumores infundados y rectificar minutos después... son algunos de los tópicos a los que recurre el diario a la hora de analizar el fenómeno de las bitácoras.

El periódico acude a Technorati para seleccionar las bitácoras con mayor tráfico pero desconoce que la blogosfera no presta atención al rankismo principalmente porque ganar audiencia no es uno de los objetivos de la gran mayoría de los escritores de bitácoras ya que muchos prefieren entablar un puñado de conversaciones regularmente antes que verse desbordado por ellas; además, ese servicio está bastante desacreditado. Son pocos los que piensan que vivirán de esto y menos los que se desviven por las estadísticas o el “qué dirán”.

Hubiera tenido más interés coger a cuatro o cinco bloggers, encerrarse con ellos durante unos días y apoyarse en muchos de los libros e informes que ya abundan por la Red para informar sobre el fenómeno. Como he leído por ahí, estoy de acuerdo en que los chicos de El País se han quedado en el vértice de la pirámide.

Me llama la atención la utilización del término “aristocracia” en el titular y que puede entenderse como una “clase que sobresale entre las demás” gracias a las visitas que reciben. Hubiera sido más acertado utilizar “triunfadores” para eliminar cualquier connotación clasista que pudiera deducirse de su lectura.

La blogosfera es parte de las “multitudes inteligentes” y, como tal debería analizarse. Es algo descentralizado, sin jerarquías ni clases y en el que todos tienen un mismo fin: crear, comunicar, colaborar y dialogar. Lejos de apuntarse a una moda pasajera, la gran mayoría sólo debe lealtad a sus razones, a su bitácora y a participar en otras que sigue regularmente.

En definitiva, cuando el fenómeno de las bitácoras se enfoca de la manera que lo hace El País no hace sino transmitir algo pasajero que sólo han entendido un grupo selecto de triunfadores. Y nada más alejado de la realidad.

| Categoría: Blogosfera y Sociedad | Etiquetas: informacion comunicacion web2.0 colaboracion dialogo |

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

2 Comentarios:

El 9/26/2007 10:44:00 p. m., Anonymous Andrés tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Hola E.Garrido,

muy interesante tu bitácora.

Totalmente de acuerdo con lo que comentas de El País: leí el artículo y me escandalicé bastante, pensé que:

a) estos tíos no han entrado en un blog en su vida (los redactores de EPS)
b) El periódico ha perdido la deriva ya de manera definitiva, lo cual es bastante probable viendo todas sus otras secciones.

Y lo que comentas sobre la red que derrumba a la pirámide, suscribo: una red de redes creadas con el cultivo de afinidades comunes, eso poco tiene que ver con la aristocracia, con el autobombo, con el dinero, y con la publicidad.

Saludos cordiales desde Barcelona. A

 
El 9/27/2007 07:59:00 a. m., Blogger amalgamadeletras tuvo la amabilidad de comentar aquí:

Bienvenido a esta bitácora. Creo que cualquier periodista sabe lo que es una bitácora porque es un medio que se adapta muy bien a sus capacidades y conocimientos, aunque algunos puedan creer que es una amenaza.

Más bien pienso que el planteamiento del artículo es parcial.

 

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0