logo

¿Se evitará la cuarta guerra del Golfo?
10.6.07


En su análisis “¿Se evitará la cuarta guerra del Golfo?”, el Real Instituto Elcano pone de relieve el fracaso de “convertir Irak en un modelo de democracia para toda la región y dar un ejemplo para futuros cambios de régimen” en países como Irán o Siria.

Estados Unidos podría estar errando en la estrategia que actualmente aplica en su política exterior respecto a Irán: pide colaboración al régimen de los ayatolás para que cese el enriquecimiento de uranio a la vez que aplica una política de retórica que favorezca el cambio en el país.

En la zona, desaparecido el dictador Hussein, los talibanes ganan fuerza en Afganistán, el modelo neoconservador del presidente iraquí Mahmud Ahmadineyad no está dando los resultados apetecidos y el desequilibro étnico en este país es un hecho que sólo favorece la radicalización del conflicto. Que éste se contagie a toda la zona podría ser una realidad inmediata.

Este escenario favorece las pretensiones iraníes de convertirse en un líder regional y disminuye los objetivos americanos en la zona: el control energético y garantizar la protección de su aliado israelí.

Por otro lado, a la desconfianza de los países árabes moderados con la política de Bush en Oriente Medio se añade la capacidad de respuesta iraní ante un eventual conflicto bélico. El régimen iraní tiene suficientes recursos para exportar el conflicto allende de sus fronteras, cerrar el grifo del petróleo y desencadenar en Occidente una verdadera ofensiva terrorista. Todo ello, sin necesidad de tocar un gramo de uranio.

El analista de Elcano concluye que si Irán realmente desea ser reconocido como un interlocutor necesario en la zona y afianzar su idea del uso de “la energía nuclear para fines pacíficos, debería anunciar en un plazo breve que, tras haber alcanzado su objetivo de enriquecer uranio para generar energía, abre todas sus instalaciones a las inspecciones internacionales. La comunidad internacional, a su vez, debería apoyar la firma de un tratado para la suspensión del enriquecimiento de uranio y reprocesamiento de plutonio en todo Oriente Medio, incluido Israel, con la posibilidad de establecer acuerdos bilaterales de control y verificación, así como la posible explotación conjunta de la tecnología nuclear para usos civiles. De esa forma Oriente Medio daría media vuelta en su actual rumbo hacia el abismo, y los dirigentes políticos actuales serían reconocidos por haber evitado más tragedias y sufrimiento a sus pueblos. ”

>> Publicado en Categoría: Política

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0