logo

Gestión del capital intelectual
1.5.07


La gestión del capital intelectual de la empresa parece que va ganando adeptos entre las PYMEs españolas que comienzan a utilizarla como sus competidoras grandes.

El capital intelectual son un conjunto de recursos intangibles de carácter estratégico que, creando valor a la empresa y siendo una ventaja competitiva, no aparecen en las memorias ni estados financieros. Fue enunciado por primera vez a finales de los noventa.

En la actualidad hay un acuerdo en que es la suma del capital:
  • humano (conocimientos, habilidades, destrezas, experiencia y motivación de los
  • empleados);
  • relacional (cómo la empresa se relaciona con otros agentes como los accionistas, la administración, clientes, proveedores, entidades financieras...), y
  • estructural (o conocimiento que ha pasado de los empleados y su forma de relacionarse a la organización, las políticas o los procedimientos organizativos).

Estos tres componentes hacen del capital intelectual algo que es propiedad de los empleados y que la empresa disfruta si aquéllos lo desean.

Desde su enunciado grandes empresas se han puesto manos a la obra a gestionar su capital intelectual. El primer problema que se encuentran radica en la elección del método de medición: existen diferentes modelos, principalmente provenientes de empresas y equipos de investigación europeos y que se basan en determinar aquéllos indicadores del capital intelectual que más directamente inciden sobre la cuenta de resultados.

Uno de los que goza de más aceptación, probablemente por ser el pionero es el desarrollado por la empresa sueca Skandia que definió algunos indicadores (número de ideas que aportan los clientes, el grado de informatización de la compañía y de empleados que utilizan Internet, el número de relaciones que entre clientes y empleados, la magnitud de la educación y formación de los empleados o la cantidad de patentes y artículos referidos a la empresa publicados).

Estos parámetros se adaptan a cinco áreas de la empresa: finanzas, clientes, personas, procesos e I+D) y se visualizan permanentemente mediante un programa informático diseñado al efecto.

Los ocho modelos internacionales más aceptados son: Navegador de Skandia, los modelos desarrollados en la Universidad de Western Ontario y por las empresas Cadian Imperial Bank of Commerce y Technology Broker así como el Monitor de Activos Intangibles.

Este grupo se completa con tres aportaciones españolas: el Modelo Nova (Camisón, Palacios y Devecce, 1998), el Modelo Intelect (I.U. Euroforum, 1997-1998) y el Modelo Intellectus (Eduardo Bueno Campos, 2002).

+info: Medición del capital intelectual [Learning Review]| Indicadores de capital intelectual: concepto y elaboración [IADE, PDF] | El modelo intelluctus: nuevos desafíos [Madrid+d] |

>> Publicado en Categoría: Consultoría

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0