logo

Plañir y censurar
20.7.05


Durante la conferencia que dió dentro de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), la presidenta de la Asociación de Victimas del 11-M, Pilar Manjón, se ha quejado de que no hubo canal de mando sanitario tras los atentados terroristas, destacó errores en el control del perfil de los profesionales que atendieron a las familias de las víctimas, afirmó que los voluntarios sufrieron desorientación y que había más rumorología que información y lamentó que los psiquiatras y psicólogos se ofrecían a las víctimas de forma “agobiante”.

Previamente había vetado la presencia de la cadena de radio COPE en el acto. Esta actitud ha provocado la enérgica condena de la Asociación de la Prensa de España y la tibia calificación como ‘desagradable’ del incidente por parte del portavoz de la UCM.

Pilar Manjón es un personaje público que tiene una presencia destacada en los medios de comunicación como representante de una parte de las víctimas del peor atentado terrorista sufrido por la sociedad española y europea.

Durante esas fechas, miles de personas se volcaron en un esfuerzo ímprobo y solidario con las víctimas desde sus diferentes responsabilidades: policiales, médicas y sanitarias, de asistencia psicológica y coordinación. Nadie ha puesto en duda la respuesta de los madrileños y de los profesionales que trabajaron codo con codo con las víctimas durante esas trágicas jornadas. Muchos de ellos terminaron agotados físicamente y bastantes debieron solicitar ayuda psicológica.

Todos los que estuvieron trabajando en los escenarios del terror, en los hospitales, comisarias y en los pabellones de IFEMA, muchos de ellos de forma voluntaria y desinteresada, tienen el derecho a sentirse heridos por esas manifestaciones públicas. También el pueblo madrileño, que sufrió grandes inconvenientes en su vida diaria en esas fechas y derrochó solidaridad de forma anónima, voluntaria y desinteresada, debe estar dolido.

La salida de tono de Pilar Manjón, que engrosa más aún el debe de su gestión, no es más que una forma de mantener su figura en el candelero habida cuenta del deterioro progresivo que viene sufriendo su imagen últimamente y, como consecuencia, la de la Asociación que preside.

En cuanto a su actitud con ciertos medios de comunicación, Manjón no puede vetar, por muy críticos que sean, su presencia en un acto de este tipo, que por la relevancia que tiene el cargo que ella sustenta, es de interés informativo para el ciudadano. Actitudes de este tipo recuerdan las técnicas de filtrado informativo y represión de medios en las dictaduras fascistas o comunistas más crueles. Y Manjón no debe olvidar que su Asociación necesita de los medios para desarrollar su labor y así lo ha requerido siempre.

Ahora bien, si lo que desea es tener de su lado sólo a los medios más cercanos a su pensamiento ideológico, el resto de la Asociación debería plantearse su inmediata sustitución. Porque un cargo de este tipo conlleva cohabitar con todas las opiniones e ideologías, mantener siempre una actitud sosegada y evitar mostrar diferentes caras. Antaño queda la valiente reprimenda que dirigió a todos los políticos reunidos en la comisión parlamentaria de investigación de los hechos que le costó la vida a su hijo. Desgraciadamente parece que es lo único que le queda en su haber.

Plañir ante millones de españoles pegados a la televisión durante una comparecencia parlamentaria dirigiendo una fuerte reprimenda a los políticos de todo signo y censurar a aquellas personas o medios que no le dedican parabienes en sus informaciones u opiniones es mostrar dos caras diferentes, una cándida y otra recalcitrante y sectaria. Y es lo que Pilar Manjón hace últimamente y por lo que, en aras del necesario sosiego que necesita esa Asociación, debería ser relevada de su cargo en breve.

>> Publicado en Categoría: Politica

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0