logo

MacGyver, Agnus MacGyver
10.2.06


En la década de los 80, MacGyver convocó frente a la televisión a miles de niños que se pasmaban con su inteligencia y habilidad manual para salir victorioso de los más intrincadas situaciones que los guionistas podían imaginar. En sus películas aparecían todo lo que ahora se puede ver (villanos, tiros, bombas, secuestros, fuego, helicópteros...) pero el tratamiento visual de las escenas era mucho más light que en las series y películas de acción actuales. Algo parecido ocurría con el Equipo A.

Para que un telefilm o una película tenga éxito ahora entre el público jóven debe ser lo más explicita posible. Antaño, los padres se mostraban reacíos a que sus hijos vieran series como Starsky y Hutch o Los hombres de Harrelson por sus dosis de violencia; las películas que han protagonizado estos personajes recientemente superan ampliamente las dosis permitidas hace 25 años en la pequeña pantalla. Por tanto, el nivel de violencia que se considera adecuada en series y películas excede, con mucho, la que se soportaba hace años. Por eso, MacGyver nunca se verá en pantalla grande. Su buen corazón no encaja en el arquetipo del héroe moderno y, aunque resolutivo con los malos, siempre los dejaba vivos.

Sin embargo, los grandes héroes de buen corazón nunca mueren y en Microsiervos anuncian que MacGyver acaba de ponerse delante de las cámaras para realizar un anuncio publicitario que puede verse en Priceless.

La publicidad está explorando repescar a los grandes héros de las series de hace años que, aunque golpeaban, tumbaban y disparaban a los malos, éstos gozaban del privilegio y oportunidad de moverse tras recibir una ráfaga de ametralladora.

En Microsiervos desvelan que su nombre de pila era Agnus. Si MacGyver no hubiera mantenido oculto su nombre hasta los últimos episodios de la séptima temporada y fuera británico en lugar de américano, su facilidad para fabricar mortíferas armas y bombas a partir de nimiedades y el gran corazón que tenía dejando vivos a los malos, hubiera obligado a su Majestad a elevarle a la categoría de agente doble cero. Cuando le hubieran preguntado por su nombre, hubiera podido responder: MacGyver, Agnus MacGyver.

Ahora la publicidad parece que va a saldar una deuda con estos grandes héroes.

>> Publicado en Categoría: Misc

| Permalink | Enlaces a este artículo | Enviar por correo-e |

Marcadores sociales: Meneame | Fresqui | Facebook | FriendFeed | Google Bookmarks | Yahoo! My Web | Technorati | Twitter | Delicious |

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Principio


2.0